Inicio Patrimonio arqueológico Magia, pseudo-ciencia, esferas de piedra y patrimonio: mundos incompatibles


Google+


Magia, pseudo-ciencia, esferas de piedra y patrimonio: mundos incompatibles

Ifigenia Quintanilla, arqueóloga

En distintas conferencias que he dado a lo largo de casi 20 años he recibido muy buenos y algunos malos comentarios por el enfoque de mis estudios sobre las esferas de piedra precolombinas y los sitios arqueológicos a los que están asociadas.

Uno que siempre recuerdo me señaló que le estaba quitando la magia a las esferas. Que mi enfoque sobre la "materialidad" de las mismas, que la búsqueda de respuestas a través de lo que podía inferir a través de ellas, de sus huellas de fabricación, de sus huellas de uso, de sus alteraciones, de los procesos de trabajo que manifiestan, de la búsqueda de información social, económica y política a través de ellas y de otros objetos asociados, les quitaba todo el sentido místico, les restaba misterio y las situaba en el mundo de los objetos ordinarios.

Lejos de ofenderme, ese comentario me alegró y me reafirmó en la tarea que me corresponde como investigadora. Por eso en este blog no hay magia. Porque no hago tratos con magos, adivinos, ni especuladores de la ciencia: su mundo es otro; el mío quizá suene árido y carente de emoción para los que buscan "el descubrimiento" y la develación de los secretos ocultos.

Ese no es mi mundo y no me interesa estar en él. No es soberbia. Es situar cada cosa en el lugar que le corresponde. Y bajo ninguna circunstancia, salvo que sea para clamar por la protección y el cuido apropiado de eso que hoy definimos como patrimonio arqueológico, se podrán juntar ambos mundos. Lo que pasa es que a mayor protección y cuido, menos magia. A más sentido de patrimonio, menos magia. Porque eso que llamamos patrimonio se construye en gran medida por el conocimiento, y especialmente por el reconocimiento social de lo que eso representa.

Y ese conocimiento no se genera por arte de magia, ni por la especulación; se construye día a día, con esfuerzo, dedicación y trabajo colectivo. El reconocimiento del patrimonio tampoco es arte de magia ni una imposición legal. Es un proceso de toma de conciencia que se construye en la medida en que se constituye en un valor colectivo más allá de si hay una ley que lo proclama como tal. Y ahí los relatos de ficción, la pseudo-ciencia y la magia tampoco construyen nada. Al contrario, son una amenaza, ya que la cizaña de la duda sobre el origen de ese patrimonio es la carne que los alimenta.

En el caso de las esferas de piedra siembran la duda permanente sobre la capacidad de las antiguas poblaciones indígenas para fabricar las esferas, o insisten en tener una mente abierta que permita "otras interpretaciones" más allá de las poblaciones autóctonas. Esto constituye una amenaza velada sobre el valor patrimonial de estos objetos y todo lo que está asociado a ellas.

Así que seguiré en el camino descarnado de algo parecido a la ciencia. Buscando ir más allá de unas formas esféricas casi perfectas porque detrás de ellas hubo gente, y a esa es a la que busco.

FUENTE: Drama de las Esferas
FECHA: Viernes 8 de junio de 2012
DIRECCIÓN: http://dramadelasesferas.wordpress.com/2012/06/08/magia-pseudo-ciencia-esferas-de-piedra-y-patrimonio-mundos-incompatibles/
AUTOR: Ifigenia Quintanilla, arqueóloga | This e-mail address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it

*