Inicio Noticias Las ruinas de Cartago tienen 'esqueleto' más fuerte


Google+


Las ruinas de Cartago tienen 'esqueleto' más fuerte

• Icónico monumento reabrió sus puertas a los visitantes
• Centro de Patrimonio concluyó reforzamiento estructural
• Construcción en piedra es ahora resistente ante los efectos de los sismos

FUENTE: La Nación. Aldea Global, p. 22 A
FECHA: Domingo 15 de julio de 2012
DIRECCIÓN: http://www.nacion.com/2012-07-15/AldeaGlobal/las-ruinas-de-cartago-tienen-un--esqueleto--mas-fuerte.aspx
AUTOR: Andrea Solano B. | This e-mail address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it

El monumento arquitectónico conocido como las Ruinas de Cartago tuvo por muchos años un esqueleto frágil que sufrió desgastes, fisuras y desprendimientos.

Así como un adulto mayor requiere ingerir suplementos de calcio para fortalecer sus huesos, las Ruinas fueron sometidas a un reforzamiento estructural para lograr un “esqueleto” más resistente ante azotes de los sismos.

Fuerte y renovado. Y es que las llamadas “Ruinas” son en realidad los vestigios de una construcción que nunca se logró concluir: el templo parroquial en honor a Santiago Apóstol, primer patrono de Cartago.

El último intento por edificar el templo se inició en 1870, pero el terremoto que sacudió la ciudad el 4 de mayo de 1910 selló para siempre el sueño.

Paredes de piedra, escalinatas y varias bases de columnas son las estructuras que integran el conjunto sobreviviente que, con el pasar de los años, se convirtió en un ícono de la ciudad y mereció, en 1982, ser declarado patrimonio histórico y arquitectónico de Costa Rica.

Luego de varios cierres temporales e intermitentes desde 1991 –a raíz de los daños causados por el terremoto de Limón–, las Ruinas reabren sus puertas para recibir a sus cientos de visitantes con un “esqueleto” reforzado para resistir los efectos sísmicos.

Entre octubre del 2011 y julio del 2012 se ejecutó la etapa final de un proyecto de reforzamiento estructural iniciado en el 2003.

En esta fase final el Centro de Patrimonio del Ministerio de Cultura invirtió ¢105 millones.

Por su parte, la Municipalidad de Cartago destinó ¢25 millones para la colocación de portones de metal y varios ornamentos que asemejan rosetones en cada una de las entradas a la estructura.

“El terremoto de 1910 causó un desplazamiento de las paredes con respecto a las bases, de modo que esto generó una inestabilidad permanente en toda la estructura”, explicó el director del Centro de Patrimonio, Adrián Vindas.

En años posteriores, se produjeron desprendimientos, fracturas y piedras “sueltas” que representaban un peligro para los visitantes.

Sistema. “El sistema de construcción utilizado se conoce como sillería y consiste en una pared de piedra interna y otra externa. En medio de ellas se colocaba una mezcla de piedra, arena y cal para amalgamar ambas paredes”, explicó el arquitecto de Patrimonio y supervisor de las obras, Miguel Herrera.

La solución propuesta para reforzar el “esqueleto” se realizó al interior de la estructura y por lo tanto no es visible. “Cada una de las columnas se ‘vació’ internamente, es decir se removió toda la amalgama y se chorreó una nueva columna con varilla de metal y concreto”, detalló Herrera. Además, se colocó una viga de concreto armado en la parte superior de la estructura y se ampliaron los cimientos.

“También se volvieron a instalar en su sitio varios ornamentos y se restauraron las escalinatas de la entrada que estaban muy deterioradas”, explicó Vindas. Y así, el que sería un templo neoclásico de grandes dimensiones exhibe con orgullo restos... para no ser olvidado.

*