Inicio Noticias Puriscaleños trabajan para resucitar el templo de sus amores


Google+


Puriscaleños trabajan para resucitar el templo de sus amores

• Asociación y Municipalidad encabezan la lucha
• Comunidad tardó 30 años en construir un templo que hoy está muy deteriorado
• Declaratoria como patrimonio nacional está esperando firma de la presidenta

FUENTE: La Nación. Aldea Global, p. 18A-19A
FECHA: Domingo 27 de mayo de 2012
DIRECCIÓN: http://www.nacion.com/2012-05-27/AldeaGlobal/Puriscalenos-trabajan-para-resucitar-el-templo-de-sus-amores.aspx
AUTOR: Andrea Solano B. |
This e-mail address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it

“Este templo se construyó a puro hombre, a puro buey y a punta de turnos. Eran tiempos muy difíciles. Los puriscaleños de esa época éramos gente sencilla, pero soñábamos con un templo que pudieran disfrutar nuestros hijos y nuestros nietos”.

Don Efraín Fernández Delgado tiene 84 años y era un chiquillo cuando, en 1936, se empezó a levantar el templo católico de Puriscal en honor al apóstol Santiago.

El cantón número cuatro de San José era entonces un apacible recinto rural que vivía de sus granos y no tenía ni siquiera caminos para comunicarse con los grandes centros de población.

Pero lo que abundaba en Puriscal eran hombres trabajadores y mujeres voluntariosas que no descansaron hasta ver su majestuosa iglesia levantarse en el corazón del poblado.

Treinta años les tomó a los puriscaleños erigir un templo con características únicas en el país, que vio la luz finalmente en 1965.

“Había que jalar sacos de piedra picada y arena en carretas de bueyes desde Villa Colón y otras zonas porque no había carreteras y todo quedaba muy lejos. El cemento, el cinc y la varilla eran importados de Europa y había que jalarlos también con bueyes desde Puntarenas”, recuerda don Efraín.

Algunos de los ciudadanos con más recursos hicieron su aporte, pero todavía hacía falta mucho dinero para construir el templo diseñado por el renombrado arquitecto Teodorico Quico Quirós.

Cualquier donación en efectivo o en especie –arroz, maíz, frijoles, vacas, gallinas, chanchos– era bienvenida para poder juntar los cinquitos. Los turnos se convirtieron en una maquinita de hacer plata y se celebraban por lo menos tres veces al año, en fechas de festividades religiosas.

Casi 80 años después de que los abuelos puriscaleños se sudaron la chaqueta para ver en pie el templo de sus sueños, un grupo de vecinos de esa comunidad se ha unido para rescatar el edificio de su destrucción total.

Y es que desde sus primeros días, la suerte de este edificio ha estado marcada por muchos tropiezos que todavía hoy amenazan con su existencia.

De la imponente construcción de estilo ecléctico (combina influencias arquitectónicas gótica, clásica, renacentista y neorrománica) queda un monumento a la destrucción y al deterioro.

En sus paredes de concreto armado y ladrillo han dejado su devastadora huella varios sismos, uno de ellos, el de 1990, llevó a la iglesia a su desalojo total. Desde entonces, lleva 22 años de abandono.

“Si los abuelos la construyeron, nosotros debemos protegerla”, es el lema que impulsa a la Asociación para el Rescate y Conservación del Antiguo Templo de Puriscal a gestionar una estrategia integral para resucitar el edificio más chineado del cantón.

Ahora, en alianza con la Municipalidad de Puriscal, la Asociación integró una comisión que prometió “hacer frente a todo lo que sea necesario para rescatar el templo y conseguir los fondos para ello”, en palabras de su presidente, Rónald Díaz.

El espaldarazo final es un decreto ejecutivo que está en proceso y el cual establecerá la declaratoria del edificio como patrimonio histórico arquitectónico de Costa Rica.

“La declaratoria ya fue aprobada por el ministro de Cultura, Manuel Obregón. El siguiente paso es la firma de la presidenta Laura Chinchilla y la publicación del decreto en el La Gaceta”, confirmó el director del Centro de Patrimonio, Adrián Vindas.

La ley prohíbe demoler un edificio patrimonial.

*