Inicio Noticias Esferas precolombinas de zona sur presentan serios daños


Google+


Esferas precolombinas de zona sur presentan serios daños

• Piezas de piedra fabricadas entre 400 d. C. y 1.500 d. C.
• Condiciones ambientales y acción humana son el enemigo principal
• Restaurador italiano las visitó esta semana para evaluar cómo preservarlas

FUENTE: La Nación. Aldea Global
FECHA: Lunes 27 de agosto de 2012
DIRECCIÓN: http://www.nacion.com/2012-08-27/AldeaGlobal/Esferas-precolombinas-de-zona-sur---presentan-serios-danos.aspx
AUTOR: Andrea Solano B. | This e-mail address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it

Las esferas de piedra precolombinas son perfectamente redondas y sólidas, pero no tienen vida eterna. Cientos de años a la intemperie, sometidas a condiciones climáticas adversas y a la acción irresponsable de los seres humanos (como deforestación o quemas), han ido enfermando a estas “ancianas de piedra” fabricadas por nuestros antepasados de los actuales borucas entre 400 d. C. y 1.500 d. C.

El restaurador y conservador italiano Emiliano Antonelli está de visita en Costa Rica para realizar un diagnóstico del estado de salud de las esferas de piedra como un complemento al trabajo de conservación que realiza desde hace 10 años el Museo Nacional.

Esta evaluación resulta indispensable para el expediente que está elaborando Costa Rica para postular las esferas como parte de la lista de patrimonio mundial de la Unesco.

“El señor Antonelli presentará a los expertos del Museo Nacional un informe con un análisis de la situación y sus recomendaciones. El documento será analizado para definir una estrategia de conservación de estas piezas” , declaró el director del Museo Nacional, Christian Kandler.

En riesgo. Durante la semana anterior, Antonelli analizó 34 esferas ubicadas en varios sitios arqueológicos del cantón de Osa, Puntarenas, de donde son originarias. El experto visitó Finca 6, Finca 4, Batambal, El Silencio y Grijalba, acompañado por un equipo de arqueólogos y restauradores del Museo Nacional, y del escultor Jorge Jiménez Deredia, quien es uno de los principales impulsores de la candidatura de las esferas ante la Unesco.

Tanto Antonelli como la restauradora Ana Eduarte coinciden en que los principales enemigos de las esferas son de origen ambiental biológico y humano.

Uno de los principales daños que presentan es la exfoliación; es decir, que su “piel” de piedra se va desprendiendo en capas como si fuera una cebolla. La apariencia de una esfera que ha sufrido exfoliación es como si fuera de piel “escarapelada”. Además, se deforma y pierde su apariencia esférica.

“Las esferas están sometidas a contrastes bruscos de temperatura. Hemos hecho mediciones y al mediodía la superficie de la piedra puede alcanzar temperaturas de hasta 50 °C, mientras que en las noches pueden bajar hasta 15 °C. Esto produce fisuras, reventaduras y desprendimientos”, dijo Eduarte.

La alta concentración de humedad es otro de los principales enemigos de las esferas. “Los fuertes y constantes aguaceros que reciben directamente, así como la humedad que se acumula en el suelo como producto de la anegación, genera condiciones óptimas para que se desarrollen pequeños ecosistemas en su superficie o debajo”, agregó.

De este modo, explicó Eduarte, colonias de hongos, líquenes y bacterias empiezan a formar lo que se conoce como biopelícula que, a simple vista, es una costra negra o rojiza, o bien manchas blancas que cubren las esferas.

Según advirtió Antonelli, esa biopelícula atenta contra las características estéticas de la esfera pues oculta detalles de sus texturas, de su fabricación e incluso los signos inscritos en piedra.

El biodeterioro (daños provocados por agentes naturales) también ocurre cuando microorganismos como hormigas aprovechan las fisuras para entrar a la esfera y establecerse allí. “Los excrementos y otros desechos metabólicos de estos insectos producen una reacción química con los minerales de la roca y se van fragmentando”.

Tras cientos de años de recibir gran cantidad de lluvia y viento, las esferas se ven afectadas por la erosión, que desgasta su superficie.

También los humanos. Muchas de las prácticas humanas asociadas a la agricultura han favorecido al deterioro de estas esculturas. Y es que en lo que hoy son los sitios arqueológicos funcionaron en décadas pasadas fincas bananeras. “Cuando los indígenas fabricaron las esferas la vegetación misma era una protección natural contra la lluvia y el sol. Al instalar allí esas fincas, se deforestó el área y las esferas quedaron desprotegidas”, destacó el escultor Jorge Jiménez Deredia.

Por su parte, Eduarte dijo que la práctica de provocar incendios forestales para limpiar el terreno es un factor altamente destructivo. “Al exponer las esferas a temperaturas muy altas en corto tiempo se produjeron rupturas y desgaste”.

Además, durante las faenas de remoción del terreno y excavación, muchas esferas fueron rayadas e incluso quebradas.

Antonelli determinó que de 34 esferas ocho están en estado grave y requieren intervención urgente, 22 se hallan en estado regular y solo cuatro en buen estado.

Emiliano Antonelli: ‘Estas merecen ser declaradas patrimonio mundial’

El experto opina que las esferas de piedra precolombinas son obras excepcionales de gran valor cultural y simbólico, y merecen ser incluidas en la lista de patrimonio mundial de la UNESCO.

El italiano Emiliano Antonelli tiene amplia experiencia en restauración y conservación de obras de arte y monumentos. Su especialidad es precisamente el trabajo en piedra y mosaico.

En el 2001 fundó el Consorcio Croma (Conservazione e Restauro Opere e Monumenti d’Arte), con sede en Roma. Esta empresa ha prestado servicios de restauración y conservación a importantes instituciones culturales en Italia y también en Egipto.

Por sus manos han pasado pinturas, piezas en cerámica, así como esculturas en madera, piedra, bronce y metales preciosos de la colección de los museos del Vaticano y el Museo de la Oficina del Tesoro, en Roma.

¿En qué se diferencia la restauración de objetos de piedra de los hechos con otro material?

Existe una idea equivocada de que la piedra es muy resistente y nada puede destruirla, pero eso es falso. Como cualquier otro material, la piedra está expuesta a diferentes condiciones del ambiente que la rodea, las cuales pueden causar deterioro. Sin embargo, la composición homogénea de la piedra facilita el proceso de restauración.

Si usted fuera un médico y las esferas fueran sus pacientes, ¿cuál sería su diagnóstico?

En general, las esferas están en condiciones graves, pero sus enfermedades son curables. Cada “paciente” es un caso único; así es que es necesario un tratamiento individualizado según los males que presenta. Después de este diagnósticos se deben hacer experimentos para comprobar cómo reaccionan en la piedra los productos recomendados para la restauración.

¿Existen casos de emergencia que requieran ser atendidos inmediatamente?

Sí. Lamentablemente, hay esferas en muy mal estado, como la que está ubicada en finca El Silencio (Osa). Este es el monumento de piedra en forma esférica más grande jamás creado por una civilización antigua y es necesario conservarlo. Mide 2,57 metros de diámetro y pesa cerca de 26 toneladas. Presenta daños por exfoliación, erosión, biodeterioro, fisuras y desprendimientos de fragmentos.

Al verlas, ¿qué opina sobre estas esferas precolombinas?

Sin duda alguna son piezas que merecen ser incluidas en la lista de patrimonio mundial de la UNESCO porque son obras excepcionales tanto por el complicado proceso de de fabricación como por su significado. Tienen un gran valor estético, cultural, pero lo más importante es su valor simbólico.

DIRECCIÓN: http://www.nacion.com/2012-08-27/AldeaGlobal/-estas--merecen-ser-declaradas-patrimonio-mundial-.aspx
AUTOR: Andrea Solano B. | This e-mail address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it

Expertos evalúan varias opciones para rescatarlas

Ahora, luego de diagnosticar las enfermedades, viene la etapa del tratamiento para curar a las milenarias pacientes de piedra.

Luego de analizar 34 esferas precolombinas ubicadas en el cantón de Osa, Puntarenas, el restaurador italiano Emiliano Antonelli y un equipo de expertos del Museo Nacional se sentaron a la mesa para discutir las posibles soluciones al grave deterioro que sufren estas joyas arqueológicas.

De las 34 esferas, 8 presentan un deterioro muy grave y es urgente su restauración. “Es un proceso complicado pues intervienen muchos factores y cada esfera tiene sus particularidades”, explicó la restauradora del Museo Nacional, Ana Eduarte.

Según explicó Antonelli, la esfera gigante de 2,57 metros de diámetro ubicada en la finca El Silencio es el ejemplo más claro de un deterioro muy grave.

“El primer paso es una limpieza profunda de la superficie de las esferas para remover la capas formadas por microorganismos y luego de eso es necesario sellar las grietas para evitar que la esfera se fragmente por completo”, opinó.

Por su parte, Eduarte explicó que el primer paso en un simple lavado con agua y jabón neutro.

“Para quitar esta biopelícula (costra que cubre las esferas), se aplica un producto conocido como biocida; es decir, que elimina los organismos vivos sobre la piedra sin dañarla. Este compuesto se aplica con compresas por zonas y con tiempos controlados”, dijo.

Tanto Eduarte como Antonelli destacan que muchas de las esferas requieren un tipo de tratamiento conocido como consolidación.

“Este proceso es para devolverle la consistencia y la cohesión a la piedra que ha sufrido desprendimientos a causa de la exfoliación”, explicó Eduarte. Tras inspeccionar la esfera en El Silencio, Antonelli recomendó intervenir de inmediato la pieza en sus sectores más críticos. “Se deben aplican capas de resina hipóxicas diluidas de modo que puedan ser absorbidas por la piedra. Luego se coloca otro tipo de material que permita consolidar las piezas para evitar el desprendimiento. La resina tiene una gran capacidad adhesiva ”, explicó.

Este proceso permite reemplazar las piezas faltantes y evitar que la piedra termine en pedazos.

Antonelli trajo a Costa Rica nuevas opciones de materiales que se van a experimentar sobre muestras de piedras que fueron recolectadas en la zona. Sin embargo, todavía quedan algunos aspectos por definir; por ejemplo, qué hacer con las esferas que yacen semiexcavadas en Finca 6 y que son las únicas con su alineación original: ¿se deben desenterrar o restaurarlas ahí mismo?

DIRECCIÓN: http://www.nacion.com/2012-08-27/AldeaGlobal/expertos-evaluan-varias-opciones-para-rescatarlas.aspx
AUTOR: Andrea Solano B. | This e-mail address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it

Legado del pasado para la identidad del presente

A pesar de que se han realizado varias investigaciones científicas sobre las esferas precolombinas, todavía existen muchas incógnitas sobre estas esculturas de redondez perfecta.

Arqueólogos costarricenses, entre ellos Ifigenia Quintanilla y Francisco Corrales, sostienen que las esferas las fabricaron los pueblos indígenas que habitaron el delta del Diquís, al suroeste de Costa Rica, entre los ríos Térraba y Sierpe. Se estima que las hicieron entre el 400 d. C. y el 1.500 d. C.

La piedra utilizada para su construcción es de origen volcánico y se conoce como gabro y granodioriota, aunque también hay algunas en piedra caliza. Todavía no existe certeza sobre cómo fueron elaboradas, pero existen algunas teorías.

La fuente de materia prima eran las “paredes” de piedra a las orilla de los ríos en donde se encuentran rocas con formas naturales similares a las de una esfera. “Me inclino a pensar en que ellos tomaban esas grandes piedras que colocaban una especie de guía o machote en forma de arco para terminar de darle la esfericidad perfecta utilizando la técnica de picar la piedra.

Pero lo más difícil era el transporte. Sin duda se necesitaba un gran esfuerzo colectivo”, resaltó el escultor Jorge Jiménez Deredia, quien ha trabajado varias obras monumentales inspiradas en las esferas.

Su significado se asocia al poder, como identificadores de rango.

DIRECCIÓN: http://www.nacion.com/2012-08-27/AldeaGlobal/legado-del-pasado-para-la-identidad-del-presente.aspx
AUTOR: Andrea Solano B. | This e-mail address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it

*