Inicio Noticias Sandra Quirós, directora de Patrimonio: "No necesitamos una nueva ley de patrimonio"


Google+


Sandra Quirós, directora de Patrimonio: "No necesitamos una nueva ley de patrimonio"

Le gusta expresarse sin rebuscar mucho en el lenguaje y no teme ser directa en sus afirmaciones. A veces encuentra en el lenguaje llano los términos precisos para nombrar lo que pretende.

Por eso en esta entrevista le lanza la piedra al Consejo Internacional de Monumentos y Sitios (ICOMOS, sección Costa Rica) de que no se necesita una nueva ley de patrimonio, sino solo modificaciones muy puntuales.

En esto también difiere con el Colegio Federado de Ingenieros y Arquitectos, que es de la tesis de que se necesita un nuevo texto legal para darle protección al patrimonio costarricense.

Es la arquitecta Sandra Quirós, actual directora del Centro de Patrimonio y recién nombrada jerarca del Museo Nacional, quien reconoce que la ley 7555, de 1995, requiere un nuevo capítulo de incentivos.

Sobre el estado del patrimonio en la actualidad, el uso de edificios en anuncios publicitarios por parte de marcas comerciales, las funciones que han de cumplir los municipios y de cómo encontró el Museo Nacional, habla en esta entrevista., realizada en las instalaciones del Semanario Universidad. He aquí un extracto.

¿El patrimonio puede ser visto como un tema de segundo grado por el ciudadano?

Lamentablemente las personas comunes y corrientes sí lo ven así. Creo, sin embargo, que la situación ha ido mejorando para el patrimonio. Tengo 22 de trabajar como arquitecta y así lo noto.

El trabajo ha crecido de parte nuestra y de las comunidades. Tramitamos al menos dos permisos por semana para restaurar obras patrimoniales. O sea, el trabajo del Centro, que es un indicador, nos ha sobrepasado en nuestra capacidad logística. Nosotros no estamos colapsados, pero todos los días se hacen horas extra.

Como complemento a ese trabajo ¿qué función cumplen los municipios en el cuidado del patrimonio?

Hemos trabajado con las universidades y con el Colegido Federado de Ingenieros y arquitectos, con el que tenemos una excelente alianza. Con las municipalidades logramos que en los planes reguladores incluyeran zonas de control o de cuidado del patrimonio. La ley de patrimonio se diseñó mucho para la protección de edificios, no zonas ni conjuntos o centros históricos; eso queremos que lo hagan las municipalidades. Cartago, Escazú y Liberia ya declararon su centro histórico; Belén y Santo Domingo quieren hacer algo, aunque trabajamos con todas las municipalidades.

Ahora con la Junta de Andalucía --España-- vamos a reglamentar lo que son los centros históricos. La idea es que mediante los plantes reguladores los municipios puedan monitorear los edificios que son patrimonio nacional.

¿Cuántos edificios forman parte del patrimonio?

Un total de 400. Los monitoreábamos de 30 en 30. Este año hicimos un monitoreo total del que informaremos pronto. Les pediremos a los municipios que monitoreen los que están en su territorio.

¿Qué concepto transmite el Estado costarricense de lo que representa el patrimonio histórico y arquitectónico?

El Estado como tal tiene una perspectiva bastante actualizada, porque está en la Constitución. Eso hace que los recursos de amparo contra la ley de patrimonio no hayan sido acogidos. El Estado tiene toda una normativa a favor. Hay también una serie de convenciones internacionales, como 15, que hemos ratificado.

La ley de patrimonio, y ahí voy a disentir con lo que publicó UNIVERSIDAD en su momento, no es que no sirva, como dicen algunos. Estoy contra el concepto que maneja don Erick Chaves en el ICOMOS (Centro Internacional de Monumentos y Sitios). La ley de patrimonio se trabajó con una comisión técnica, en la que participó el ICOMOS, que estuvo representado por don Adrián Valenzuela. Me extraña por eso que ahora Erick Chaves en representación del ICOMOS hable en esos términos, porque tuvo espacio para decir lo que tenían que decir.

Primero que todo, la ley tuvo bastante injerencia de la comisión técnica. Los diputados fueron bastante respetuosos. Es una ley que no dejó para nada el tema serio. La incomodidad es que se hace todo un procedimiento y el ministro y el presidente pueden o no firmar lo recomendado por la parte técnica. Esa es una responsabilidad de ellos, pero se toma en cuenta al propietario, al centro y luego viene la firma. Si el ministro no lo firma, como decía Fidel Castro, la historia lo absolverá o lo condenará.

Existe la tesis de que que hay un vacío en cuanto a los incentivos de la ley.

La ley se compone de varias partes y en su fase jurídica está muy bien. La incorporación del bien patrimonial está muy bien. Es en el tema de incentivos y sanciones en el que no coincidimos. Todos queremos que haya mayores incentivos, porque o se redactaron mal o se los volaron. Volvemos a lo mismo, zapatero a tus zapatos, porque no se consultó a los expertos. Ya hay un esfuerzo para hacer un proyecto de ley para reformar los incentivos, para modificar la ley.

Hay sectores que quieren una nueva ley.

Jajá, jajá, primero quiero ver si van a tener la disciplina de ir a palmar diez años en la Asamblea Legislativa como me tocó hacerlo a mí. Si a ellos les parece que la ley tiene omisiones y problemas, y si metemos una nueva ley de patrimonio, nos quedamos sin patrimonio. Vamos a perder todos.

¿Qué incentivos se van a plantear en las modificaciones?

Se diseñó bien lo de los temas bancarios. Se diseñó de nuevo el impuesto de la renta. La totalidad de lo que se invierta en el bien patrimonial se rebajará del impuesto y no se pone como gasto, porque se rebajaba así solo como un 30% del impuesto de la renta. Se estableció un porcentaje fijo del Ministerio de Cultura para la protección del patrimonio. Hay exención de los pagos municipales; en este momento los propietarios igual tienen que pagar basura y los demás servicios.

¿Ahora sí funcionarán los incentivos?

Aquí de nuevo todos estamos de acuerdo. En lo que no estamos de acuerdo es en los temas de las sanciones, no son necesarias más sanciones en la ley. Me parece que es mejor utilizar los recursos para incentivos a los propietarios y más recursos para divulgación y educación y no más garrote, porque al Centro de Patrimonio le ha costado mucho posesionarse como un ente positivo ante la opinión pública.

¿Han medido lo que significa entrar a la Asamblea Legislativa con una nueva ley?

Por eso a mí no me hablen de una nueva ley. Yo espero que el ICOMOS y la otra gente no lleguen a cambiar ese escenario.

¿En cuánto tiempo podemos tener esas modificaciones aprobadas?

No tengo la menor idea, a como es la Asamblea Legislativa no se sabe.

¿Siente verdadero apoyo al patrimonio en el actual gobierno?

Así es y no lo digo por quedarle bien a nadie. Hay un absoluto apoyo de don Manuel Obregón. Mi nombramiento en el Museo Nacional es un incondicional apoyo al patrimonio. Uno puede decir cualquier babosada, pero lo que cuenta son los hechos. Veámoslo con el presupuesto de Patrimonio para el próximo año, que es de ¢4.000 millones, aunque ahí va la planilla.

Varios edificios patrimoniales se utilizan en campañas publicitarias. Por ejemplo, el uso del Teatro Nacional por una marca de pan y la iglesia del Rosario de Desamparados por parte de una de café. ¿Qué dice la ley al respecto?

Hay dos posiciones y vamos a seguir consultando. En el capítulo de incentivos se va a incluir que cuando se utiliza un ente patrimonial, la empresa que saca provecho de eso dé algo a cambio. Que, por ejemplo, arregle la verja, la ventana o dé la pintura. En esta etapa que nos estamos posesionando solo el hecho de que un bien patrimonial salga en un anuncio, ya eso es positivo.

¿La utilización es automática?

Ahorita sí. Las fachadas son parte del espacio social. Se puede tomar de afuera y no hay sanciones. Solo metiendo eso en el capítulo de incentivos.

En cuanto al seguimiento a los edificios patrimoniales. ¿Qué pasa, por ejemplo, con lo que sucede con la iglesia de Toledo de Acosta y la casa de bahareque de San Gabriel de Aserrí que está deshabitada?

No sabía que esa casa estaba deshabitada; supongo que eso vendrá en el monitoreo.

Tenemos que insistir en el tema de la educación en relación con el mantenimiento. Por eso surgió el certamen de Rescatemos a Nuestro Patrimonio, porque esa persona sí va a cuidar su edificio. En cuanto a lo de Toledo de Acosta, no encontré la solicitud de los permisos para arreglar el edificio como ellos dicen.

Respecto a la conservación, ¿qué pasa cuándo el Estado incumple?

Después de enviar cartas, pasamos a la denuncia en la Contraloría General de la República. Ese es el procedimiento con los jerarcas que no responden a lo que diga la ley.

Hay instituciones como el hospital San Juan de Dios y el Calderón Guardia, así como el Ministerio de Educación que han respondido muy bien, sobre todo este último. Se están arreglando la escuela Asunción Esquivel, el edificio Metálico y la escuela de Capellades ya se terminó. Nosotros hacemos los planos y ellos se encargan del resto.

No pasa lo mismo con las cárceles que están declaradas patrimonio, porque reciben un mantenimiento que es una cochinada. Las municipalidades han dado una respuesta variada. Guadalupe y Cartago cuidan mucho sus edificios. Moravia tiene uno que da lástima, así como San Pedro.

¿Qué ha pasado con lo de la Casa de San Lorenzo de Flores?

La gente de San Lorenzo puso la denuncia en la fiscalía y nosotros una en la fiscalía del ambiente. Estamos a la espera. Aparte de eso, la Comisión de Patrimonio pidió una investigación del departamento legal del Ministerio de Cultura; entiendo que ya se terminó.

¿Y la casa de los Jiménez de la Guardia?

Otra vez se volvieron a robar los candados y la cadena. Por dicha la gente del entorno están muy pendiente; gracias a eso no han desvalijado la casa. El hijastro es el que ha estado pendiente del cuidado de la casa.

¿Qué ha pasado con el mantenimiento a la Aduana y la Estación al Atlántico?

Ya entró el presupuesto, pero entró un poco tarde, dado que hay que licitar todo. Con la estación al Atlántico ahí va la Academia de la Lengua. Hay un convenio que se firmó; pero, cuando vino el Gobierno la gente de la Academia quería el edificio que va a ser el Centro de Patrimonio en la Avenida Central.

A la Academia le ofrecieron ese edificio antes.

Ellos aceptaron la Estación al Atlántico. Nosotros queremos establecernos en ese edificio para que haya un proyecto de información turística con el Instituto Costarricense de Turismo y queremos que la gente pase, entre y se quede un rato en ese edificio. Vamos a estar en una zona popular como lo es la Avenida Central, que la gente se meta ahí y disfrute del edificio. Por eso no me interesa que ahí esté la Academia de la Lengua con sus oficinas cerradas.

¿Cómo está la investigación de lo sucedido con doña Patricia Fumero en el Museo Nacional?

No puedo hablar de lo legal, porque la investigación está en curso.

¿Qué encontró en el Museo?

Hemos tenido dos sesiones de trabajo muy provechosas. Ya coincidimos en 12 proyectos que iban a realizarse por separado.

¿Cómo regular lo del patrimonio arqueológico?

Todos coincidimos en que para lograrlo se requiere una nueva ley de patrimonio arqueológico.

FUENTE: Semanario Universidad
FECHA: Martes 23 de noviembre de 2010
DIRECCIÓN: http://www.semanario.ucr.ac.cr/
AUTOR: José Eduardo Mora y Eduardo Muñoz | This e-mail address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it

*