Inicio Artículos El Punto es El Punto


Google+


El Punto es El Punto

Lida. María del Pilar Rodríguez Brizuela
Educadora musical pensionada. Liberiana.

El Punto Guanacasteco nació por los años 1830 y su cuna fue el regazo mismo de este pueblo. Màs de cien años corriendo por las venas y el gusto musical de nuestros antepasados en todo Guanacaste y en el resto del país.

Este ritmo de punto (parrandera) es ritmo auténtico costarricense nacido en nuestra provincia. En el campo musical es el sello particular, que nos une y nos identifica.

Fue en 1944 en el Gobierno de don Teodoro Picado es oficializado como Danza Nacional de Costa Rica.

¿Tambito? Ritmo meseteño surgido recientemente... y aunque no representa la historia musical de nuestros antepasados, "algunas personas" quieren oficializarlo como Ritmo Nacional costarricense y extenderlo por todo nuestro país.

Lamentablemente algunos guanacastecos, --quizá desconociendo las verdaderas intensiones con respecto a este Ritmo-- le han abierto las puertas y esta modalidad de baile, se introdujo en nuestra tierra.

La Modalidad Tambito, es la que hoy en día, mayoritariamente se practica en nuestros Centros Educativos y con gran preocupación he visto como las nuevas generaciones lo han incorporado como una manifestación guanacasteca y se han olvidado de nuestros propios bailes tradicionales.

Me ha tocado apreciar Grupos de Danza de Algunos Centros Educativos, con nombres alusivos al Rescate de las Tradiciones, pero al exponer sus trabajos ante el público, ni el vestuario, ni los pasos, reflejan tal rescate.

Ciertamente, el Folklore existe en cada rincón de los pueblos del mundo. Se configuró de forma anónima varias generaciones atrás y se transmitió de padres a hijos por imitación y de forma oral.

Antigüedad, anonimato y transmisión oral son algunas de las características indispensables para que una manifestación sea considerada folklórica. Entonces ¿Qué significado tiene el Concepto Nuevo ¿Folklor? Solo puedo decir que tal concepto es un término recientemente acuñado, para en su nombre continuar con la práctica de una modalidad de danza, que por muy bella y colorida que sea, no nos representa como guanacastecos en cuanto a nuestras raíces

Quienes crecimos recibiendo las vivencias musicales de nuestros abuelos, pareciera que hoy solo nos queda ver y en silencio llorar la pérdida de nuestro sello de autenticidad, y de alguna forma igualarnos en la danza al resto de nuestro país, bajo la modalidad Tambito... ¡Y no, yo me resisto!...

Permítanme al menos llorar desde mi alma, y pedir perdón a los humildes sabaneros y cocineras, que bajo el alero de las nacientes haciendas y pequeños poblados, configuraron las más bellas manifestaciones folklóricas en todos los campos del saber.

Desde mi visión de Educadora (ahora pensionada) acepto que los tiempos cambian al igual que el quehacer artístico, pero si estamos hablando de Guanacastequidad, como con tanta convicción lo hacen desde la Dirección Regional de Enseñanza, desde esta misma institución deberían de lanzar directrices, para que en los Centros Educativos coexistan las dos modalidades: Danza Tradicional Guanacasteca, apegada a sus profundas raíces y las nuevas agrupaciones de Danza Moderna Guanacasteca, en donde quienes la impartan, dejen claramente establecido tanto a los integrantes como al público que la recibe, la diferencia entre las dos modalidades, tanto en los pasos, coreografía, vestuario, y otros, a fin de no crear confusión.

Si las cosa continúan a como se está dando, creo en una o dos décadas, los alumnos de escuela y Colegio crecerán creyendo que esta nueva modalidad son sus verdaderas raíces musicales y, quienes hoy dirigen estas agrupaciones, tendrán una cuota de responsabilidad en el exterminio de nuestra Danza Tradicional. Digo una cuota, porque la otra parte de responsabilidad recae en quienes hemos tenido el privilegio de recibir los conocimientos de la Folklorista Doña Lía Bonilla y sin embago, en el tiempo, nos hemos cruzado de brazos y nada o muy poco hemos hecho para ofrecer a las nuevas generaciones, la oportunidad de convivir de forma paralela, junto a la Danza Guanacasteca Moderna, la enseñanza y la práctica de la Danza Tradicional de esta región.

Perdón sin con mis palabras a alguien ofendí, no es esa mi intención, solo escribo como una guanacasteca orgullosa, que diera su vida porque nuestra tierra y los que aquí nacemos, sigamos siendo auténticos, con ese sello particular que nos han heredado y que nos une, nos identifica y nos hace diferentes al resto de nuestro país.

Si hemos de manifestarnos para rescatar, difundir y fortalecer nuestras raíces musicales será necesario hacerlo de manera organizada y canalizando esfuerzo y acciones.

Tengo la esperanza de que el Comité de Cultura de nuestra Municipalidad, La Dirección Regional de Enseñanza, La Asociación para la Cultura de Liberia y otras fuerzas vivas de la Comunidad nos llame a cerrar filas en pro de la defensa del Corazón de nuestra Guanacastequidad:

*